El descubrimiento de Machu Picchu desde las fotografías de Hiram Bingham
7 Jul, 2024

El 7 de julio, los peruanos conmemoran el Día del Santuario Histórico de Machu Picchu, en honor al nombramiento de la ciudadela inca como una de las nuevas siete maravillas del mundo moderno. El hallazgo de estas ruinas ancestrales se remonta al 24 de julio de 1911, cuando el historiador y explorador estadounidense Hiram Bingham las redescubrió, revelando al mundo una ciudad perdida cubierta por la selva, y través de su cámara dejó un importante registro fotográfico periodístico, a personas de todo el mundo. Así, en el portal del National Geographic es posible encontrar imágenes de la expedición.

Foto: Hiram Bingham

Miles de alpacas hallan su hábitat natural entre el lago Titicaca y Cuzco, ubicándose en los pastos de las zonas más altas de las regiones.

Foto: Hiram Bingham

Los pobladores colaboraban con las expediciones.

Foto: Hiram Bingham

En el extremo superior del valle de Yucay se ubican las ruinas de un maravilloso templo o ciudadela inca de nombre Pisac.

Foto: Hiram Bingham

Las defensas de Machu Picchu constaban de dos murallas y un foso seco transversal a la cresta, de precipicio a precipicio.

Foto: Hiram Bingham

La mayoría de las casas tienen una altura de un piso y medio y hastiales en los extremos. Los hastiales presentan unas piedras cilíndricas salientes que sugieren la antigua existencia de unas vigas de madera.

Foto: Hiram Bingham

La mayoría de los obreros se contentaba con el jornal que ganaba en quince días.

Foto: Hiram Bingham

Enrique Porres

Uno de los obreros que ayudaron en las excavaciones de Machu Picchu. Casi todos los trabajadores mascan la hoja de coca al iniciar la jornada de trabajo, a media mañana, después de comer y a media tarde.

Foto: Hiram Bingham

En Machu Picchu moraban distintos clanes o grupos familiares. Cada uno de ellos contaba con entre seis y diez viviendas.

Foto: Hiram Bingham

Muro ornamental levantado con sillares de granito blanco, especialmente escogidos por su hermoso grano.

Foto: Hiram Bingham

Vista general de la Plaza Sagrada

En el centro se yergue el Templo Principal; a la derecha, el templo de las Tres Ventanas. Sobre ambos templos descuella la colina sagrada, en cuya cima aguarda la piedra Intiwatana, o reloj de sol.

Foto: Hiram Bingham

Las esposas de dos ayudantes frente a la piedra más grande del muro oriental del Templo Principal de la Plaza Sagrada.

Foto: Hiram Bingham

Intiwatana, o reloj de sol

En quechua, la lengua de los incas, inti significa «sol» y watana, «cuerda». También existen piedras Intiwatana en Cusco, Pisac y Ollantaytambo.

Foto: Hiram Bingham

Se trata de cerámica de factura manual, cocida en hornos primitivos y de decoración rústica y abigarrada.

Comunicados

Campañas

¡Atención comunicadores!

Atención comunicadores se viene un seminario organizado en alianza entre el Colegio de Periodistas del Perú – Consejo...

Convenios

Noticias

×